UN SITIO PARA AMANTES DE LOS COMICS.

jueves, 21 de mayo de 2009

Este año no pudo ser...

El Premio Príncipe de Asturias de las Artes de este año se ha concedido al arquitecto Norman Foster. No pudo ser y Carlos Giménez tendrá que esperar a otra edición. Creo que presentar la candidatura del autor de Paracuellos ha sido una gran idea y que vale la pena volver a intentarlo el año que viene. Para coger moral os dejo con las palabras de uno de los impulsores de la idea, Rafa Marín, desde su web Crisei:

"Como ya saben ustedes, el arquitecto Norman Foster ha sido galardonado con el premio Príncipe de Asturias de este año, premio al que habíamos presentado a nuestro Carlos Giménez. No ha podido ser esta vez. Era muy difícil, y desde el principio lo sabíamos todos. Creo, no obstante, que no hay motivo para el desencanto, sino para la alegría. Porque Giménez y la historieta se han medido contra los pesos pesados de las otras artes, y porque ha estado ahí, batiéndose el cobre, hasta el último momento. Porque por una vez el mundo de la cultura y de la historieta (perdonen ustedes el pleonasmo innecesario) ha funcionado como una piña y ha hecho oír su voz y ha refrendado su propuesta. Y porque nadie, ni siquiera Foster, hoy galardonado, se ha llevado el premio a la primera. Todos podemos darnos por satisfechos. Hoy la historieta ha entrado por la puerta grande en el mundo de la cultura "oficial". No cabe responsabilizar al jurado (donde hay nombres muy importantes y gente que conoce perfectamente la labor de Giménez) más que de resolver la difícil papeleta que tenía ante sí: elegir a los mejores de entre los mejores de un buen puñado de campos. Así, gracias a todos los que han apoyado esta candidatura. Al mundo de la historieta, a la Semana Negra de Gijón, a las universidades, escritores, blogueros y cineastas que han avalado con su firma nuestro deseo. Los emplazo a todos para otro año. Y gracias, claro, a Carlos Giménez: por su constancia, por su sencillez, por su gran obra digna de tantos premios".

Así pues el año que viene volveremos a intentarlo... ¡Y viva Carlos Giménez!