UN SITIO PARA AMANTES DE LOS COMICS.

domingo, 7 de octubre de 2012

Tex, la valle del terrore. La obra de una vida.



Quiero aclarar que en esta entrada me referiré al Tex Albo Speciale #9 titulado en Italia como La valle del terrore publicado en junio de 1996 y realizado por Roberto Raviola más conocido como Magnus. Existe también un episodio antiguo de la serie regular dibujado por Galep (Aurelio Galleppini) que, al menos en España, se tituló El valle del terror y que inauguró la colección editada por Buru Lan en 1970. El de Magnus según mis datos no está publicado en nuestro idioma aunque yo manejo una versión en castellano traducida por Integro (CRG)


La razón por la que he decidido hablaros de esta historia es que se trata de un trabajo impresionante. Son 224 páginas de puro espectáculo visual donde Magnus hace el trabajo de su vida. Partiendo de un correcto guión de Claudio Nizzi, el autor boloñés plantea la realización gráfica exacerbando su estilo de líneas limpias y rotundas en el trazado de los personajes combinándolo con un detallismo barroco de los escenarios y paisajes. Su entintado recuerda a los grandes maestros de la ilustración en blanco y negro de finales del siglo XIX y principios del XX que sustituían los tramados mecánicos por rayados y punteados manuales. Así pues leer La valle del terrore se asemeja a disfrutar del trabajo de maestros como Joseph Clement Coll, Franklin Booth o incluso Gustave Doré. En la elaboración de esta obra el dibujante invertirá cerca de 7 años y nunca la verá impresa al morir de un tumor 4 meses antes de su publicación.


Este virtuosismo no es gratuito sino el reflejo de una obsesión, de un respeto casi religioso a un personaje de ficción. Roberto Raviola consideraba a Tex como la culminación del fumetti revolucionario; una serie fundamental que representaba la libertad del arte popular. Por ello se prepara para ser digno de este legado y emprende la elaboración de una obra perfecta, luminosa y definitiva.
El editor Sergio Bonelli  le hace el encargo en 1989 y le da un plazo de entrega de tres años. Magnus se retira a su casa de Castel del Rio en la provincia de Bolonia al norte de Italia y empieza su epopeya profesional. Se dedicará en exclusiva a la obra y una vez cumplido el plazo luchará contra las presiones del editor que le exigirá de manera airada la entrega del trabajo. Raviola llegará a tener graves problemas económicos y finalmente su muerte, en febrero de 1996, supondrá el final de este sacrificio artístico legando al mundo una historia practicamente acabada que rematará Giovanni Romanini, un antiguo colaborador, que le ayudaba en el acabado de los caballos. 


Roberto Raviola nació en 1939 en la ciudad italiana de Bolonia. Se hizo popular en el mundo del fumetti bajo el seudónimo de Magnus con el que firmaría durante toda su carrera. Sus primeros trabajos se inscriben en el tempestuoso e inabarcable mundo del fumetto nero. En 1964 es reclutado por el guionista Luciano Secchi para trabajar en la Editoriale Corno y realizar numerosos trabajos de creación conjunta. El personaje más conocido en el ámbito de Italia es sin duda Alan Ford. Secchi, bajo el pseudónimo de Max Bunker, y Raviola realizan desde 1967 este tebeo mensual que combina el humor con el género de espias popularizado por James Bond. El dibujante abandonaría el personaje en 1975.


Satanik, Kriminal, Gessebel o Maxmagnus son otras de las creaciones del duo que profundizarían en el registro temático del fumetto nero; terror, erotismo y thriller. Finalmente el dibujante decide abandonar la Editoriale Corno e iniciar una carrera en solitario. En 1986 volverá a dibujar una historia suelta de Alan Ford con motivo de la consecución del nº 200.  

(Satanik)

Este camino personal pasará por el género erótico que en las décadas de los 70 y 80 sufre una auténtica revolución con la participación de artistas de gran prestigio y la expansión de editoriales y revistas dedicadas al género favorecidas por una mayor permisividad social que la que tenemos actualmente. Magnus seguirá los pasos de autores como Jean-Claude Forest o Guido Crepax e intentará combinar erotismo, calidad e incluso denuncia social consiguiéndolo en momentos puntuales. Obras destacadas son: Las 110 píldoras, Quella sera al collegio femminille, Mezzanotte di morte, Milady y la serie Necrón entre otrasParalelamente y desde 1975 publica El especialista una serie donde aúna dos géneros (el de espionaje y el erótico) para componer una obra que denuncia el universo oculto compuesto por los que habitan en las cloacas del poder desde un enfoque lleno de humor sarcástico. Pero en todo este período no se siente absolutamente satisfecho con los resultados artísticos y sociales de su trabajo pese a dejar obras bastante interesantes como Las 110 píldoras o varios episodios de El especialista.

(Las 110 píldoras)

Y es todo este bagaje profesional, toda esta aspiración artística la que vuelca Magnus en la elaboración de este texone. Lo más maravilloso de este empeño es que a pesar del meticuloso barroquismo del arte, de  la rigurosa documentación histórica y de la obsesiva perfección técnica del dibujo la narrativa no se resiente. El resultado es una historia que se lee con relativa facilidad y donde complicadas escenas de acción en paralelo son explicadas casi sin textos de apoyo ni diálogos. Magnus usa casi exclusivamente una cuadrícula de 2 x 3 que rompe esporádicamente para dar más realce a un paisaje o a una acción. Combina planos generales con planos de detalle y el lector nunca se pierde, nunca duda, su mirada se dirige sin distracciones tanto en los puntos de interés de cada página como también dentro de cada viñeta.


Las viñetas son en sí mismas auténticas ilustraciones que explican una historia de forma independiente y al mismo tiempo forman parte de un conjunto más complejo que es la página. En el cine se consideraba que la perfección narrativa era el conseguir que cada plano expresase una idea, conseguir que no existan planos de relleno. Al menos era lo que pretendían los grandes maestros. Magnus logra en este texone que cada viñeta represente realmente un pensamiento, que los cuadros complementarios casi no existan y que además cada uno resulte un espectáculo para la vista. Sirvan de demostración los dos ejemplos que podéis ver inmediatamente abajo.



El paisaje es otro de los elementos predominantes de La valle del terrore. Raviola se inspira en las afueras de Castel del Rio para ambientar la acción situada en un valle cerca de Sacramento. El paisaje típicamente mediterráneo del norte se ajusta muy bien a las necesidades de la historia y permite lucirse a Magnus con panorámicas espectaculares de bosques frondosos y cañones profundos. Así mismo los autores se valen del recurso de incluir varios elementos climáticos en la acción para realzar las escenas más dramáticas; la lluvia del principio y la tormenta del final con el vendaval como preludio son dos hermosos ejemplos.



Las escenas nocturnas son otro de los puntos fuertes de este álbum. Magnus se luce con el tramado tanto en interiores y exteriores y logra crear hermosas secuencias algunas veces llenas de paz y otras realmente inquietantes. Si nos fijamos en la primera página inmediatamente abajo la tercera viñeta nos evoca una noche de verano plácida, serena y despejada donde las estrellas son perfectamente reconocibles; incluso cercanas. En cambio en la siguiente y mediante un acertado uso de las sombras el dibujante consigue una atmósfera nocturna llena de amenazas.



Finalmente Roberto Raviola aprovecha las escena interiores para demostrar su impresionante dominio de la arquitectura, su obsesivo trabajo de documentación y su gusto exquisito por los vestuarios de época. El mobiliario está recreado clavo a clavo, listón a listón y los vestidos de gala, los de trabajo incluso las batas son un auténtico regalo para la vista. Como en una película de Luchino Visconti los grandes dramas humanos se muestran vestidos con los mejores ropajes y en escenarios llenos de espectacularidad.


La valle del terrore es la culminación de un martirio artístico. Es la expiación de un autor que intenta dignificar su obra y sentirse a la altura de un legado que considera revolucionario, libre y representativo de la esencia del arte popular. Y es ante todo una obra maestra - otra más - del western europeo. Un álbum rotundo, poderoso y lleno de talento que estalla ante los ojos del lector desprevenido y le sumerge en una sinfonía en blanco y negro llena de goce estético y artístico.
Es evidente que esta obra de Claudio Nizzi y Roberto Raviola "Magnus" merece ser editada en España. Pero si Aleta pretendiera hacerlo en el ridículo tamaño en que edita otros episodios de Tex mejor dejarlo para otra ocasión cuando los derechos estén en mejores manos.


Salut!

14 comentarios:

jose manuel dijo...

Muy buena entrada. No compro los comics de Tex editados por Aleta por su ridículo tamaño. ¡Que ocasion se perdió, cuando el Tex editado por Planeta no funciono ¡

tristan dijo...

José Manuel,

yo tampoco; me conformo con conseguir los texones italianos que llegan a Barcelona y espero que alguien piense en editarlos en condiciones en castellano.
Los tres álbumes de Planeta no fueron una maravilla pero eran mucho más dignos y es una lástima que al menos no editaran el texone de Victor de la Fuente porque el de Kubert es una maravilla, por ejemplo.

Saludos;

Mo Sweat dijo...

Muchas asignaturas pendientes con Tex, sin duda...

Yo sí que he comprado alguno de los tomitos de Aleta, puesto que quería tener la oportunidad de poseer alguno de esos trabajos, en especial los de Víctor de la Fuente.

Sería muy interesante que texones como el de Magnus fueran publicados en alguna ocasión por aquí, así como alguno de los ilustrados por el gran Claudio Villa.

Por cierto, ¿en que librería se encuentran Texones italianos?

Saludos.

javier dijo...

Magnífica entrada.
Solo decir que salvo en el caso del Texone de De la Fuente, Aleta edita en tamaño original.
Tanto en Fumetto on line, como en Ebay italia se encuentran cosas a muy buen precio y con unos gastos de envio razonables.

PAblo dijo...

Vaya maravilla nos descubres, Tristán, y me hace preguntarme cuantas más habrá pendientes de ser descubiertas dentro del fumetti en general y Tex en particular ¿Milazzo?.

Yo estoy contigo. Soy de los que no compro la edición de "Tex" de Aleta por el tamaño, ya que creo que no hace justicia a los trabajos gráficos de los autores que están publicando.

En cambio, los "Texone" de Planeta de Kubert, Bernet y Font sí que los tengo y creo que sería una edición correcta para apreciar un dibujo tan tramado y detallado como el de Magnus antes que una edición jibarizada pero sospecho que no caerá esa breva.

Impacientes Saludos.

Francisco Alaminos dijo...

Buena entrada.
Verdad que la edición del Tex de Víctor de la Fuente en España es una chapuza, pues con ese tamaño no se aprecia el magnifico trabajo de su autor.
En Italia salen los dos formatos, los Texone son mucho mas grandes y no puedes reducirlos al tamaño de los otros tomos, pues se empastan las líneas y necesitas una lupa.
Alguien debería editar el Tex de Millazzo o de Goran Parlov, son una maravilla.
Un saludo

Anónimo dijo...

De Aleta tengo los dos de Ortiz, y pierden mucho, claro está.
Los Texone especiales son más grandes como bien dice Tristán.
Deberian quitar la tapa dura, que no aporta nada y aumentar el tamaño.
Aparte que los precios han vuelto a subir.
salvador

tristan dijo...

Mo,

Yo encontré y compré los texones de Milazzo y Manfred Sommer en Freaks que tan bien conoces. El texone de Victor de la Fuente lo encontré en Italia en una librería llamada El Olimpo del Fumetto. Francisco de Freaks me comentó que había tenido el Texone de Magnus pero desgraciadamente no lo llegué a ver.

Javier,

gracias por tu elogio. Al texone de Victor de la Fuente me refiero en cuanto al tamaño y estoy seguro que no variarán su formato si se deciden editar otros texones. Una lástima porque son magníficos y nos permitirían disfrutar del arte de autors que hemos dejado de ver por aquí como José Ortiz o Alfonso Font.

PAblo,

Milazzo dibujó el texone de julio de 1999 titulado Sangue sul Colorado y es uno de los mejores que he leído aunque ya sabes que tengo auténtica debilidad por este dibujante. Los texones de Planeta eran algo más pequeños que los originales pero era un formato decente.

Francisco,

de acuerdo contigo y me ha entrado curiosidad por este texone de Parlov que comentas.

Salvador,

estoy 100% contigo. Los texones y los tebeos de Bonelli en general son un tebeo popular que debería estar a precios populares, si no me equivoco yo los he conseguido por un precio máximo de 10€ más o menos. La tapa dura no aporta nada si no se edita en el tamaño correcto.

Saludos a todos.

javier dijo...

Totalmente de acuerdo con Francisco Alaminos, el Texone de Goran Parlov es muy bueno.
De los últimos años no están nada mal el 21 de Conrado Mastantuono, el 25 de Manfredi y Carlos Gómez y es imprescindible el 23 de Boselli y Pasquale Frisenda.
Y sí, los Texone se merecen, como mínimo, el tamaño que les dio Planeta.
Saludos.

JESÚS DUCE dijo...

Comparto vuestra opinión: el Tex de Magnus es una obra maestra. Tengo la suerte de poseerlo y no me canso de mirarlo.

La labor de Aleta tiene una de cal y otra de arena. La verdad es que está publicando excelentes series que ninguna editorial ha querido traer a España.
Respecto a los ejemplares de Tex, algunos, como el de Víctor y el de Sommer, por ejemplo, se han publicado en un tamaño más pequeño que el original, por lo que el resultado es pésimo, pero otros, véanse Ortiz y Font, reproducen el mismo tamaño que el original italiano.
Lo oportuno sería que reprodujeran los tamaños originales. Espero que cambien de planteamientos y nos traigan las cosas tal como son.

El texone de Milazzo es igualmente una maravilla gráfica. La verdad es que se han llevado a cabo auténticas delicias que ojalá aparezcan por nuestro suelo.

Abrazos para todos

tristan dijo...

Javier,

buena información; habrá que buscarlos.

Jesús,

Aleta se merece un sitio en el Cielo sólo por publicar Julia, vaya ésto por delante. Pero en el caso de los texones no me parece wel formato adecuado ni mucho menos y me había olvidado el de Manfred Sommer que también está jibarizado en su edición española.
Como dices hay que dejarse de inventos y publicar las cosas como salen de origen.

Saludos a los dos.

Kyoto dijo...

una entrada muy buena. me a gustado bastante a si que te he "copiado" un poco
esta entrada para mi blog ;)
Y tienes mucha razon,este comic se merece una edicion grande.

Anónimo dijo...

Este fín de semana he estado en Roma, y he tenido en mis manos la edición Magnus de Tex. Es exquisita. Eso sí, al final me he traido el Tex de Milazzo, simplemente sensacional…

Salvador

tristan dijo...

Salvador,

vaya dos joyas que te has traido. El de Milazzo es uno de mis preferidos, adoro el dibujo y la narrativa de este maestro y el texone es un buen ejemplo de su arte. Y sobre el de Magnus ya está dicho aquí en el post y en los comentarios.

Saludos.