UN SITIO PARA AMANTES DE LOS COMICS.

lunes, 10 de agosto de 2015

The Amazing Spider-Man; the golden seventies. Los comics de superhéroes que amo (3)



Un blues de la ciudad.

Surcando los tejados de Nueva York una figura azul y roja recita largos soliloquios que tratan tanto de problemas personales, de crisis sociales e incluso de dilemas filosóficos.
Spider-Man - alias de Peter Parker - es esta figura pensativa que se volvió tan característica en el cielo ciudadano que estoy seguro que más de un turista que viajó a la gran manzana en los años 70 pudo ser sorprendido levantando la vista en busca del amistoso vecino
Pocas series de superhéroes han estado tan presentes en la vida de las personas como The Amazing Spider-Man de aquella década. La leían y presumían de ello tanto chicos como chicas, adolescente como maduros, gente sin estudios como intelectuales, tanto modernos como amantes del comic book convencional, snobs como carcas... 


The Amazing Spider-Man se ha convertido con el tiempo en una serie muy longeva con diversas etapas excepcionales, otras han sido francamente flojas y algunas directamente espantosas. Es una serie con mucha historia y con muchas historias pero según mi opinión su punto de máximo esplendor se sitúa en el lustro que va de septiembre de 1970 a noviembre de 1975. Del #88 al 150 de la serie regular.
Durante estos 5 años The Amazing Spider-Man es el paradigma del comic de superhéroes; una serie total que tanto abarca el género superheroico como el romántico pasando por la serie negra y la ciencia ficción. Así mismo es también la crónica a tiempo real de las esperanzas y los desvelos de un adolescente neoyorquino que va madurando en la gran ciudad. 


Un equipo de lujo.


Se encargaron de explicar todo esto un equipo amplio y variado de artistas de gran talento. El comic de superhéroes es normalmente una tarea colectiva hecho que muchas veces ocasiona disfunciones con resultados artísticos muy discutibles pero aquí la variedad de equipos creativos no truncaron la coherencia de la serie. 
Stan Lee que creó el personaje junto a Steve Ditko siguió a los guiones hasta el #110 para tomar el relevo Gerry Conway en el #111. Antes Roy Thomas se encargó de escribir casi media docena de episodios (del 101 al 104) especialmente recordados.


En el apartado gráfico podemos distinguir 2 etapas; la primera que abarca del #88 al 124 donde se alternan al dibujo John Romita Sr. y Gil Kane siendo entintados por Jim Mooney, el mismo Romita o Frank Giacoia y donde destacan los fondos de Tony Mortellaro
La segunda etapa, mucho más homogénea, abarca del #125 al 149 encargándose Ross Andru de los lápices y de la narrativa con el entintado de Frank Giacoia y David Hunt aunque pueda haber algún episodio dibujado por John Romita. Finalmente el #150 - que sirve de epílogo a este largo periplo - es un especial realizado por Archie Godwin al guión, Gil Kane al dibujo y Mike Esposito, Frank Giacoia y Dave Hunt se encargan de las tintas y de los fondos.


¡La muerte es mi destino!


La muerte es el nexo de unión de todas las historias que componen esta etapa. Sin el ánimo de destripar un argumento, por otra parte de sobras conocido, en el #90 se produce la primera de estas defunciones, la del Capitán Stacy, que sumirá a Peter Parker en un profundo dilema que le acompañará varios episodios. Su participación indirecta en el deceso del padre de su novia le obliga a plantearse su condición de justiciero y le confronta con el amargo precio de ser el superhéroe más perseguido y odiado de su ciudad.


Mucho más dramática y trascendente fue la muerte de Gwen Stacy a manos de El Duende Verde. Gerry Conway, Gil Kane y John Romita llevan hasta las últimas consecuencias el enfrentamiento entre Parker y Osborn y es la novia del joven protagonista la que sufre los daños. Los dos episodios de su muerte fueron absolutamente magistrales. La sorpresa fue monumental entre los aficionados que se implicaron más aún cuando en las historias siguientes el protagonista pasa por todas las etapas del duelo: rabia, desesperación, depresión...  hasta llegar a una resignada aceptación que coincide con el cambio de equipo creativo. Tanto realismo sentimental, tanta atención al periplo vital de los personajes no se daba desde los comics clásicos de la prensa y resultaba increiblemente innovador en los comic books de superhéroes.


Finalmente la "resurrección" de Gwen Stacy supone el último sobresalto que el atribulado Peter debe soportar durante esta etapa. La saga del clon puede ser un final adecuado a una era que para muchos es la verdaderamente clásica dentro de la colección. A partir del #149 ya nada volverá a ser igual. Y muchas veces será peor.

Encrucijada de géneros.


Una de las características más destacadas de esta época de la serie es la impecable mezcla de géneros que confluye en sus páginas. Podemos establecer fácilmente que se trata de un comic book de superhéroes pero también tiene su componente de folletín romántico, sus gotas de género negro, de ciencia ficción e incluso algo de serial para adolescentes tipo Archie.


El resultado sin embargo es homogéneo y de gran riqueza por lo que el lector sucumbe con facilidad a este cóctel temático narrado con ejemplar fluidez.
La aportación constante de John Romita Sr. es fundamental para esta coherencia. Su talento para la caracterización de los personajes y para el género romántico hace que se erija en una especie de guardián de las esencias de la colección y su supervisión tanto en el acabado como en fragmentos del guión, especialmente en las escenas más cotidianas, lo convierte en una pieza clave para el éxito comercial y artístico de la colección. Además es el encargado de un gran porcentaje de las portadas.


El signo de los tiempos.


Se produce a veces un fenómeno imposible de planificar y que no se puede reproducir que consiste en que entre una obra y su público se establece una comunión perfecta que va más allá del simple entretenimiento o afición.
En el comic norteamericano se ha dado con alguna frecuencia, recuerdo por ejemplo el caso de Terry and the Pirates de Milton Caniff y Blondie de Chic Young en la prensa o los comic books de la editorial EC - especialmente los de terror y suspense - por poner algunos ejemplos clásicos y si buscamos en el géneros de los superhéroes sin duda el ejemplo más evidente es The Amazing Spider-Man de la primera parte de los setenta.


Uno de los momentos más decisivos que convirtieron esta serie en la que todo el mundo debía leer fue sin duda La trilogía de las drogas (#96 a 98). No tanto por el enfoque que se le daba a la drogadicción y sus efectos sociales, tratado todo de manera algo pacata, sino porque a pesar de todo el Comics Code en un alarde de papanatismo y falta de visión decidió no autorizar la publicación de esta historia. Este intento de censura provocó una reacción a favor de la serie que se acentuó cuando Stan Lee, con el apoyo de Marvel, decidió sacar los tres números sin el sello del Comics Code. Este hecho insólito hasta entonces en el comic book comercial fue difundido por todos los medios y supuso de facto el principio del fin de este sistema de autocensura editorial.


Además de esta valiente decisión, no exenta de visión comercial y de comprensión de que los tiempos estaban cambiando, Lee y su equipo se esforzaron en incluir en la colección todos aspectos susceptibles de reflejar una sociedad que estaba en permanente ebullición por lo que los enfrentamientos raciales, las consecuencias de las drogas como ya hemos visto, las condiciones carcelarias e incluso la moda hippy tuvieron su reflejo en unas páginas rebosantes de vida y llenas de conflicto.


Incluso se atrevieron a abordar la confrontación, tanto externa como interna, que provocaba la participación de los EEUU en la Guerra de Vietnam. Aunque el argumento no es excesivamente realista intenta huir por lo menos del maniqueísmo imperante en los comics de guerra propagandísticos y se centra en las consecuencias de los bombardeos de las tropas estadounidenses a la población civil aunque sea por error y no como estrategia de guerra como más tarde se comprobará que pasó.
Además estos dos episodios sirvieron para que John Romita realizara su particular homenaje a Milton Caniff uno de sus maestros.


Otro momento culminante de esta etapa es la aparición de The Punisher. Este personaje preconiza la aparición de los antihéroes o héroes oscuros que reinarán durante la década de los ochenta. El Castigador comenzará aquí en el #129 de la colección su andadura de cazador vengativo de criminales con gran éxito de público preconizando un enfoque que será seguido por infinidad de autores una década después. 




Comparando tres páginas.

 (The Amazing Spider-Man #92 pag. 04 - Enero 1971. Gil Kane)


(The Amazing Spider-Man #107 pag. 13 - Abril 1972. John Romita)

(The Amazing Spider-Man # 140 pag. 12 - Enero 1975.  Ross Andru)

No creo que haga falta añadir mucho a las conclusiones que cada uno pueda sacar con la visión de estas tres magníficas planchas. A parte de su impresionante valor artístico y narrativo sorprenden por la homogeneidad del resultado a pesar de estar realizadas por tres artistas diferentes y en tres años diferentes. Casi podrían ser tres páginas consecutivas de un mismo número con Spider-Man como protagonista deambulando por diversos escenarios. Éste es uno de los puntos fuertes de esta época; su impecable continuidad estética pesar de los diferentes equipos artísticos responsables de cada historia.

La ciudad y sus poetas.


The Amazing Spider-Man fue durante el primer lustro de la década de los setenta una colección llena de vida - incluso más grande que la propia vida - llena de asombrosas historias y llena de personajes carismáticos que te enamoraban, te sorprendían y sufrías por ellos. Peter Parker, Gwen Stacy, Mary Jane Watson, Tia May, Jonah J. Jameson, Flash Thompson... villanos como Octopus, El Buitre, El Chacal, Harry y Norman Osborn... todos tenían personalidad, no eran planos, todos se expresaban con su propia voz en una sinfonía coral que dibujaba el retrato de una gran ciudad con sus luces y sobre todo con sus sombras. Tanto Stan Lee como Gerry Conway ayudados puntualmente por Roy Thomas consiguieron enganchar a sus lectores con sus historias humanas y atractivas, llenas de ideas innovadoras y sentido del espectáculo pero sin perder de vista el factor humano algo que hizo de esta serie una lectura única e imprescindible.


Y lo hacían, además, ayudados por una espectacularidad formal nunca vista hasta entonces utilizando a los mejores profesionales de la época en su mejor forma; tanto Gil Kane como John Romita Sr y también Ross Andru pasan por su mejor momento profesional en este lustro y dan lo mejor de sí mismos en esta serie realizando páginas de excelente factura llenas de dinamismo y emoción pero también cuidadas con esmero en cuanto a escenarios y ambientación gracias al excelente trabajo de los entintadores y también de Tony Mortellaro, especialista en fondos.



Todos juntos compusieron un blues triste y profundo, emocionante y conmovedor que cautivó a millones de lectores y sigue asombrando a cuantos aficionados se acercan a esta etapa en la actualidad.
The Amazing Spider-Man de la década de los 70 supone una de las cumbres del comic de superhéroes de todos los tiempos. Su perfecto equilibrio entre épica y drama personal y su férrea imbricación en los gustos y modos de la época convirtieron la serie en un acontecimiento que nadie se quería perder. A su calidad artística se sumó su relevancia social para convertirse en el paradigma de la edad de plata del comic book norteamericano. A partir de entonces todo tuvo que cambiar. Fue imposible hacer nada igual.


Salut!

14 comentarios:

clementcor dijo...

¡Qué gran etapa,Tristán! ¡Y tan difícil de leer en su momento, entre los volúmenes de Vértice y el puzzle de Bruguera! No he vuelto a leer Spiderman desde la marcha -mejor huida- de Straczynski, lo echo de menos. ¡Gran trabajo!

tristan dijo...

Forum publicó el Spider-Man de John Romita que también recopilaba el de Kane en comic books bastante aceptables allà a principios de siglo. Luego hay algún recopilatorio de La muerte de los Stacy y de La saga del clon. En general está todo bastante disperso, espero que con los Marvel Golds tengamos oportunidad de repasar toda la época.

Saludos.

Anónimo dijo...

Spiderman el superheroe con pies de barro en su mejor etapa sin duda y que nunca sera superada debido a muchas circustancias que rodean al comics hoy en día. Disfrutemos de ella y de otras muchas del noveno arte,gracias por el articulo tristan.

tristan dijo...

Gracias a tí, anónimo, por el comentario.
The Amazing Spider-Man era una colección humana con un superhéroe con problemas humanos por eso enganchaba, además de la gran calidad de esta època evidentemente. Por eso nunca me ha gustado Superman... demasiado plano. Prefiero a Sider-Man, Batman, Daredevil... son más vulnerables y con problemas personales.
Saludos.

JESÚS DUCE dijo...

Magnífica etapa, Tristán.
Sin duda, los que tenemos más años estamos prendados de Romita y Kane y esos episodios maravillosos de Spiderman a los que volvemos una y otra vez.

Mi andadura en Marvel la empecé precisamente con Spiderman y también con la entonces llamada Patrulla X. Fueron las principales colecciones que seguí en la primera época de Vértice. Después me compliqué la vida y empecé con otras mil más...

Abrazos

tristan dijo...

Jesús,

es verdad, esta etapa es impresionante y creo que también puede interesar a los lectores más jóvenes por su calidad.
Yo no recuerdo la época de Vértice pero sí la de Comics Forum con sus números con un episodio y medio y sus continuidades rocambolescas pero aun así no estaban mal editados y tenían un material excelente.
Ahora es otra cosa, esta etapa por ejemplo, la podemos leer en unos comic books perfectos editados por Planeta o, supongo que pronto, en los tomos de Marvel Gold de Panini. A parte de recopilatorios específicos de algunos arcos argumentales concretos como las muertes de los Stacy o La saga del Clon.
Ya que mencionas la Patrulla X, estoy esperando el 4º tomo de la colección Marvel Gold de este grupo con impaciencia donde va incluido la maravillosa etapa de Paul Smith y algunas historias con David Cockrum realmente apasionantes.

Saludos.

JESÚS DUCE dijo...

Recuerdo, amigo Tristán, que andaba buscando los tomitos de Vértice como loco. En realidad todos estábamos alucinando con aquel material. Era la bomba, y los que amábamos los tebeos no queríamos perdernos aquella nueva forma de hacer cómics. Yo sólo podía comprarme Spiderman y Patrulla X, pero de saldo conseguí después algunos números de Conan, que me parecieron excelentes, Doctor Extraño, que me tenía subyugado, Vengadores, 4 Fantásticos y Dan Defensor, que también me tenía atrapado con su aparente vulnerabilidad y unos dibujos de Colan que quitaban el hipo. Las portadas de López Espí...
Alguien me señaló las chapuzas que hacían con las viñetas, de lo que ya me había percatado, pero no le di excesiva importancia, dado el entusiasmo que me provocaban aquellos libritos o tebeos de taco, como se decía entonces. Qué emocionante era buscar los números que me faltaban.
Después vino la segunda época de Vértice y comprobé que las chapuzas de la primera habían sido realmente horrorosas. Sin embargo, aquellos tomos conservaron y todavía conservan una fascinación especial, una estética diferente que nos cautivó sin remedio.
Y ya con Forum surgió el verdadero intento por ordenar las series y por ofrecerlas en buena condiciones y en algunos casos desde los primeros números. ¡Después de casi 15 años de chapuzas, trapacerías y desaguisados de variada índole!

tristan dijo...

Jesús,

la verdad es que el desaguisado que hacían era considerable. Y lo más alucinante fue que décadas más tarde justificaron otro desaguisado como La Biblioteca Marvel en aras de la mal entendida nostalgia. Ahora sin embargo aunque a veces hay algún error puntual en general el material de superhéroes clásico se está publicando bastante decentemente... otra cosa son los precios.
Estamos teniendo suerte últimamente con las ediciones tanto de superhéroes, como de europeo y también de clásicos de prensa: Dieter Lumpen, Manos Kelly, el Tarzán de Manning - tanto en inglés como en castellano - el Tarzán de Kubert, los Marvel Gold de la Patrulla X de Claremont, Buddy Longway... Hay alguna chapucilla; para mi gusto el "Chapuzas de amor" de Jaime Hernandez por La Cúpula es demasiado pequeño y más teniendo en cuenta la impecable edición americana, pero en general se están publicando obras que esperábamos hace décadas de manera muy correcta. Podría ser que nuestra matraca en los blogs ha contribuido a esta situación, me gusta pensar que así es y que no hay marcha atrás pero ya veremos...

Saludos.

JESÚS DUCE dijo...

Seguro que hemos influido en alguna medida. Tanta casualidad no puede ser cierta.
De hecho, sé de buena tinta que alguna editorial, como el ECC, ha seguido muy de cerca nuestros blogs.
Y ahí está el magnífico Caldas, que con Rafa como lugarteniente, está elaborando auténticas maravillas.

Por cierto, voy a comprarme el tomazo de Kazar, dado que apenas tengo nada de este personaje, y eso que me encantaba, pero no me llegaba para todo.

De los Marvel Gold sólo he comprado alguno suelto. Tengo en cuenta aquí el tema del espacio en casa, que empieza a ser un gran problema.

El Tarzán sí que lo adquiero en inglés, ya que, como bien sabes, Manning es una debilidad mayúscula que no puedo refrenar. En el de Caldas he colaborado un poquito en los tomos de las planchas dominicales, con un material de revista americana que Manuel necesitaba para el asunto del color.


tristan dijo...

Con el Tarzán de Russ Manning he decidido comprarme las dos; la de IDW, que ya ha llegado a su fin, y también la de Caldas que esperemos pueda completar la colección. Vale la pena apoyar y disfrutar con estas dos maravillosas ediciones.

El de Kazar solo lo he hojeado, disfrutarás con las historias de Barry W. Smith, seguro y con alguna de John Buscema que no estaba nada mal.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Una de las grandes biblias de la historia del género, sin ninguna duda, como los 4F de Lee y Kirby o los X-Men de Claremont y Byrne... Las historias en sí son muy buenas, pero es que además estuvieron muy bien aderezadas por el arte de dibujantes como Romita, Kane y Andru, que lo bordaron.

Metiéndome por toda la jeta en el debate de los Marvel Golds y todo eso, añadir que personalmente lo que me ha apasionado de verdad es la publicación en cuatro tomos de la Tumba de Drácula del maestro Colan... ¡Por fin publicado como se merece! La BM era demasiado pequeña y aquella especie de Essentials se quedaron a medias, aparte de que todos ellos eran en blanco y negro.

Saludos.

tristan dijo...

Mo,

es de las etapas esenciales en la historia de Marvel. Por supuesto.
Los Omnigold de La Tumba de Drácula pintan muy bien disfruta de ellos, especialmente del mítico # 25.

Saludos.

Darkerr dijo...

Sensacional articulo. Tambien disfruté de aquellos años maravillosos del cómic, y Spiderman se convirtió en mi héroe favorito. Saludos

tristan dijo...

Darkerr,

gracias por tu comentario. Saludos.