UN SITIO PARA AMANTES DE LOS COMICS.

lunes, 8 de diciembre de 2008

Mis comics negros. (5) Alack Sinner.

¡Ay de mi, pecador! De una manera libre se podría traducir así al castellano Alack Sinner. Y así, Alack Sinner, se llama el personaje protagonista de la serie homónima creada en 1974 por el guionista Carlos Sampayo y el dibujante José Muñoz.

Alack Sinner hace, en sus 30 años de historia, un recorrido similar a la evolución de la literatura de serie negra norteamericana. Partiendo de Raymond Chandler y pasando por Ross MacDonald, el detective y su mundo se adentran por los caminos más heterodoxos de Lawrence Block y su serie de Mathew Scudder para acabar en la misma órbita de autores como Jerome Charyn donde la sociedad es una jungla llena de depredadores y presas. Alack Sinner es un mero testigo de esta lucha por la supervivencia. Sólo se implica para intentar paliar el sufrimiento de los más débiles.

La importancia histórica de Alack Sinner (por ser una obra precusora del comic negro moderno y por su enorme recorrido temático y narrativo) es extraordinaria. Desde Tardi a Giardino pasando por Miller o Brubaker, muchos han seguidos los caminos seguidos por los autores argentinos.
El dibujo de José Muñoz parte de Francisco Solano López y Alberto Breccia para lanzarse muy pronto por la vía del expresionismo con algunas gotas de surrealismo. Su blanco y negro radical y su manera de narrar son perfectas para las turbias y melancólicas historias de Sampayo.
Alack Sinner sólo es fiel a su escepticismo y a los pocos seres honestos que pueblan la sociedad contemporanea. La mayoria de estos seres son mujeres; Enfer, Sophie, Loretta, su hermana Toni ... y sobre todo su hija Cheryl.

Si la visión crítica de la sociedad es parte fundamental de la serie negra, Alack Sinner es una obra canónica de este género por muy lejos que argumentalmente hayan hecho transitar a su personaje Sampayo y Muñoz. Es evidente que sin Alack Sinner el comic negro no sería el mismo y es evidente también que sería mucho peor.
Para finalizar dos apuntes: el primero que (como explica el mismo Muñoz en una entrevista en la revista U, el hijo de Ulrich) la serie se gestó en España concretamente entre Castelldefels y Mallorca pese a publicarse primero en Italia. Segundo, recordar algunos de los títulos más sugerentes de la serie que estan entre los mejores del medio: La vida no es una historieta, baby; Viet-blues: Él, cuya bondad es infinita y sobre todo mi preferido Recuerdos de la ciudad sombría: todo un resumen de lo que representa Alack Sinner.

3 comentarios:

PAblo dijo...

Una obra excelente y enormemente arriesgada que se vigente gracias a mi entender, y sin desmerecer a Sampayo, a la maestria de Múñoz quién da el toque de modernidad necesario a todo ese poso de literaria negra que tan bien rastrea Tristán en la entrada y Sampayo vuelca en sus guiones.

Una gran entrada con la que no puedo estar más de acuerdo y una obra que es todo un clásico.

Impacientes Saludos.

tristan dijo...

PAblo gracias por tu amable comentario. La riqueza y densidad de la obra de estos dos autores argentinos asusta un poco a la hora de reseñarla pero es sin duda una de las grandes series de comic negro y también una de las grandes obras del comic en general.

Saludos.

oenlao dijo...

una mueca alack