UN SITIO PARA AMANTES DE LOS COMICS.

martes, 21 de mayo de 2013

Antología del comic breve (9) CidOpey.


La carrera de Richard Corben es larga, muy rica y llena de grandes aciertos. Son casi 50 años de comics maravillosos que van de la ciencia ficción al terror pasando por la fantasía heroica y con alguna incursión tardía en el género superheroico. CidOpey se situa al principio de su carrera cuando era un bicho raro incluso dentro del heterogéneo universo del underground
CidOpey es la primera historia corta en su carrera en la que el color tiene una importancia muy destacada y es, ante todo, una fábula moral llena de matices. Hay quien ha visto en este relato de 8 páginas un duro alegato en contra de las drogas, también una exaltación de los placeres sencillos y cotidianos. Mi lectura es algo más ambigua ya que quiero recordar que está realizada en 1971 en plena revolución de las flores, en plena euforia hippy. Corben parece advertirnos de los peligros de adentrarse en terrenos desconocidos sin las debidas precauciones - quien resulta fatal para la pareja no es el monstruo, ni los drogadictos; son los enfermeros despistados - por lo que el genio de Missouri parece alertarnos más sobre la fatalidad que sobre otros peligros más prosaicos.  










CidOpey se publicó por primera vez en el único número de la revista editada por Rip Off Press titulada Up from the Deep. Está fechada en mayo de 1971 y podemos encontrar historias de Jack Jackson, Kim Deitch, Greg Irons y del mismo Corben.
En España esta historia se estrenó en el álbum El extraordinario mundo de Richard Corben vol.1 de 1977, también se publicó en el # 5 de la revista Comix Internacional de 1980 y en el volumen 3 de las Obras Completas de Richard Corben titulado Underground de 1985, los tres editados por Toutain. 





Salut!

2 comentarios:

Diego Cordoba dijo...

A Corben le gustaba complicarse la vida. Para este trabajo utilizó tramas Ben Day, las cuales se aplican sobre un acetato, sin saber cómo van a salir los colores hasta que se imprima el trabajo. Aunque todos los comics americanos de la época las utilizaban, Corben las manejó mucho mejor, obteniendo muchos matices diferentes en los tonos de color, y no aplicándolos "plenos". El trabajo es increiblemente cansón, pues cada trama hay que recortarla o aplicar con un lápiz como las tramas Letraset de nuestra infancia (bueno, para aquellos que fueron jovenes el siglo pasado).

Y luego se inventó otro método de colorear el cual hacia sobre acetatos con un aérografo, y de nuevo sin saber lo que daria hasta que se imprimiera su trabajo.

A él le debemos los colores que tenemos hoy en dia, pues ya en su época, y sin ordenador, aplicaba colores parecidos a los que se logran hoy en dia con Photoshop. Y es un artista que está algo olvidado. No entiendo cómo es otra gente la que aplica el color sobre sus trabajos más recientes. ¿Alguien sabe si tiene problemas de vista, o ya no ve los colores? Porqué no entiendo cómo alguien se quiere medir a él en ese trabajo...

tristan dijo...

Diego,

gracias por los detalles, son apasionantes. Estoy contigo que sus experimentos con el color revolucionaron y enriquecieron el medio. Pero es que además es un estupendo narrador con un estilo tremendamente personal.
Respecto a sus últimos trabajos coloreados por otros, supongo que se debe a la fragmentación del trabajo que impone el comic book mainstream. Te recomiendo sin embargo una obra; "Conan, Cimmeria" ahí José Villarrubia hace un trabajo excelente con la participación de Corben que, dicho sea de paso, es uno de sus grandes trabajos donde explica algunos episodios de la juventud del abuelo de Conan.

Saludos.