UN SITIO PARA AMANTES DE LOS COMICS.

martes, 8 de febrero de 2011

Mis comics negros. (17) Gotham Central.


Gotham Central es una serie de 40 números de DC Comics escrita a duo por Ed Brubaker y Greg Rucka. El dibujante Michael Lark diseñó el estilo visual y dibujó, además, dos tercios de los episodios. Stefano Gaudiano le ayudó en algunos números siendo Greg Scott y el español Kano (José Ángel Cano) los que dibujaron la etapa final.
Esta serie publicada de 2003 a 2006 explica los casos que han de resolver los dos turnos de la Unidad de Grandes Casos - todos los que tienen que ver con los supervillanos - de la comisaría central de la ciudad de Gotham. Brubaker se encarga del turno de noche y Rucka del de día. Toda la serie esta narrada con un estilo casi documental que la convierte en un claro ejemplo de serie policiaca procedural.


El policiaco procedural.



La serie negra tiene en su historia varios subgéneros como el hard-boiled (duro y en ebullición), el de protagonismo criminal o el carcelario. El procedural es otro de ellos y se caracteriza por describir de manera realista, casi documental, el trabajo de las fuerzas del orden algunas veces con fines propagandísticos, otras con clara intención de denuncia. En la novela el subgénero nace de la imaginación del norteamericano Ed McBain (Salvatore Lombino) y su extensa serie sobre la Comisaría del Distrito 87. El otro pilar del subgénero lo edificaron la pareja sueca formada por Maj Sjöwall y Per Walhöö con su colección de 10 libros del comisario Martin Beck en el que se sustenta gran parte de la literatura negra europea posterior. Seguidores tanto de McBain como de la pareja sueca podemos citar, cada uno con su estilo personal, a Ian Rankin, Tony Hillerman, Henning Mankell, Martin Cruz Smith, Michael Conelly, Lorenzo Silva, Peter Robinson y tantos otros.

En el comic existen varios ejemplos como la casi desconocida tira de prensa Radio Patrol de Eddie Sullivan y Charles Schmidt publicada del 1933 al 1950. Dick Tracy de Chester Gould también participa de este estilo principalmente en la época inicial y la otra tira diaria pionera del género, Secret Agent X-9, creada por Dashiell Hamett y Alex Raymond, con una trayectoria más irregular pero que se convirtió en la época de Mel Graff (1938-1960) en un excelente relato de los procedimientos policiales del F.B.I.


En el cine existen varios ejemplos como la famosa F.B.I. contra el imperio del crimen (The F.B.I. story) dirigida por Mervyn LeRoy, un segmento muy significativo de Al rojo vivo (White Heat) de Raoul Walsh y T-Men de Anthony Mann. Más recientemente podemos destacar obras como Chantaje a una mujer de Blake Edwards, La noche cae sobre Manhattan de Sidney Lumet o L.627 de Bertrand Tavernier.




Otro momento de esplendor de este subgénero lo encontramos en los años 80 en la televisión norteamericana con la ésplendida Hill Street blues. Revolucionó el enfoque y la estética de las series policiacas centrándose en las rutinas profesionales y problemas personales de los personajes con un marcado caracter crítico y un estilo semidocumental. Series como Ley y orden, C.S.I. o The Wire son sus dignas sucesoras.

Gotham Central, un procedural híbrido.

Gotham Central
participa de las caracteristicas de las anteriores obras citadas ya que sus autores son perfectamente conocedores de la tradición policiaca pero con una peculiaridad y es que al ser una serie inscrita en la continuidad de una editorial como DC Comics los superhéroes y los supervillanos están presentes.


Sin embargo los guionistas utilizan la excusa superheroica como un telón de fondo y se centran en los conflictos cotidianos de los policías y en las trabas que un entorno burocratizado y corrupto les ocasiona para realizar su trabajo. Como dificultad añadida se encuentran con la competencia desleal de los heroes enmascarados - especialmente Batman tratándose de Gotham - que son percibidos más como un estorbo y como generadores de fustración profesional.

El arco argumental titulado Media vida (nºs 6 a 10) es emblemático en este aspecto. El supervillano es un mero motor de la trama y actua con la misma metodología que un criminal sin superpoderes. Al mismo tiempo Rucka se centra en los problemas personales de los personajes y consigue reflejar un perfecto retrato social de una ciudad norteamericana y denunciar las discriminaciones cotidianas que sufren los protagonistas centrándose en el personaje de Renee Montoya que junto con Crispus Allen forman una de las parejas profesionales con más protagonismo en la serie.


Agentes, comisarios, forenses, confidentes... son los personajes que pueblan las páginas dibujadas con un perfecto estilo documental por Michael Lark. El dibujante realiza aquí un extraordinario ejercicio de invisibilidad y cede todo el protagonismo a las historias que narra y se centra en aportar legibilidad y realismo a las tramas policiales y a los dramas personales que le presentan los guionistas. Sin embargo se luce en un montón de escenas de acción, nocturnas y urbanas. Es Gotham Central uno de sus mejores trabajos y se entiende que tanto Rucka como Brubaker lo consideraran imprescindible para iniciar el proyecto.

A partir del número 15 los dibujos de Lark se alternan con los de Greg Scott en un principio y finalmente con los de Kano; realizando este último un trabajo muy meritorio, sin embargo su etapa se ve empañada por el hecho que tanto la editorial como sus creadores han asimilado que la serie tenía el final muy próximo.

Otra historia que yo destacaría es la titulada Caso sin resolver (nºs 19 a 22) donde tanto Brubaker, Lark y Gaudiano se sumergen en un antiguo caso policial, resucitan a un personaje del pasado - Harvey Bullock - y dan protagonismo a otra pareja de policías importante en la serie como son Josie MacDonald y Marcus Driver. Finalmente el arco argumental titulado Robin muerto (nºs 33 a 36) puede considerarse como el último gran momento de la serie con el dibujante español rayando a gran altura.

En España Norma Editorial publicó tres álbumes que comprendían los tres primeros arcos argumentales; del primer episodio al 15. Planeta deAgostini retomó la serie hasta el número 40 final.
Existe un spin-off de la serie titulado Gotham Central, Josie Mac publicado en Detective Comics entre los números 763 y 772 que es muy interesante. Estructurado en episodios de 8 páginas narra el secuestro del nieto de un capo mafioso y se centra casi exclusivamente en la detective Josephine MacDonald -¿ un homenaje a Ross MacDonald?. Esta historia está escrita por Judd Winick y dibujada con mucho talento por Cliff Chiang. Planeta deAgostini la ha recopilado en un único tomo muy recomendable.

Gotham Central supuso la confirmación de que el género negro tenía su público en el ámbito del comic mainstream norteamericano. Unió comercialidad y calidad y nos ha dado un montón de páginas llenas de buenas historias y casi siempre dibujadas con talento. Poco más se puede pedir a un tebeo sea superheroico o no.

5 comentarios:

PAblo dijo...

Muy buen resumen de esta excelente serie. Los 15 primeros números son excelentes (con especial mención del 6 a 10 que tu destacas) y a partir de ese momento va decayendo aun cuando mantiene la corrección hasta el final.

El spin off creo que no lo leí en su momento. Si lo recomiendas le echo un ojo. Por completismo más que nada...;-D

Impacientes Saludos.

Jaime Sirvent dijo...

Gran serie, y magnífica reseña, como bien dices un cómic policial de primerísimo nivel, saludos.

tristan dijo...

PAblo,
el GC,Josie Mac es muy recomendable, claro está que yo soy un fan de Cliff Chiang cuando no dibuja superheroes. Dale una oportunidad.

Pacientes saludos.

Jaime,
si; yo creo que es de un nivel muy alto teniendo en cuenta, además, que últimamente el género negro en el comic está en auge.

Saludos.

Mo Sweat dijo...

Este cómic siempre me ha parecido muy interesante; con esa ambientación totalmente noir, pero con el trasfondo superheróico... una gran combinación.

Y es que la calidad de los autores también fue muy importante. Brubaker y Rucka han sido dos de los mejores guionistas de los últimos tiempos y Michael Lark, ya sabes que también es uno de mis favoritos.

Saludos.

Invierno dijo...

Lectura obligatoria para mis alumnos de 2º/3º ESO. Creo que con una menor aparición del murciélago, incluso ganaría. Le aportaría mayor interés a los avatares de los policías, a sus sentimientos, capacidades por sí mismos más allá de la ayuda superheróica que ellos no desean.
Por cierto, ¿La ley de James Gordon tiene algo/poco/mucho/nada que ver con esta serie?