UN SITIO PARA AMANTES DE LOS COMICS.

domingo, 20 de febrero de 2011

Comics de culto. (5) Guerra de clanes.




Grendel tales: guerra de clanes de Darko Macan y Edvin Biukovic es el mejor comic sobre la guerra de la antigua Yugoslavia que se ha publicado hasta ahora. Algo tendrá que ver que no lo han hecho ni autores norteamericanos, belgas o franceses sino que fue parido por dos artistas croatas en pleno conflicto; eso sí, para el mercado estadounidense y disfrazado de relato de ciencia-ficción.




Grendel tales consistía en una serie de relatos donde diversos autores colaboraban con historias paralelas en el universo particular creado por Matt Wagner. La que nos ocupa se compone de dos arcos argumentales complementarios titulados Diablos y muertos (Devils & deaths) de dos números y La elección del Diablo (Devil's choices) de cuatro. Fueron publicados respectivamente en los años 1994 y 1995 por la editorial Dark Horse para ser recopilados en un tomo en 1996. En España se editó en álbum en 1999 por World Comics con el título Grendel tales: guerra de clanes.
El trasfondo bélico que resulta de la muerte del Gran Khan en el universo Grendel permite al guionista Darko Macan trazar una parábola exacta y precisa de las causas y consecuencias del conflicto de los Balcanes. La ceguera de los líderes llenos de odio y sedientos de poder y de la población aturdida por la violencia del conflicto se contrapone a la inútil lucidez de un puñado de personajes que intentan transitar con honor en este universo de locura. En todos los casos las únicas salidas para ellos son la rendición o la muerte.


Sin embargo en este escenario marcado por la guerra destacan los pequeños gestos que demuestran que la humanidad, entendida como los rasgos que nos caracterizan a los humanos, puede sobrevivir en cualquier circunstancia y que el auténtico arte es describir estos pequeños milagros. La secuencia de la muerte del monstruo (16 páginas) es uno de estos momentos memorables que la narrativa ilustrada deja para la posteridad.



El segundo arco argumental mucho más denso y explícito se mueve en torno a dos personajes, Borna y Goran - hermano de Drago el protagonistas de Devils & deaths - que intentan salvar sus respectivos clanes frente a la cruel y ciega dinámica de la guerra. En cada encrucijada se les presenta un dilema y al final sólo pueden elegir, como decía antes, entre la rendición y la muerte. Para personajes como Borna rendirse es impensable; en cambio Goran ha de sacrificar sus fidelidades para evitar la destrucción de su pueblo. Son las elecciones que te ofrece el Diablo; siempre tienen trampa.




El arte de Edvin Biukovic sorprende y apabulla. El dibujo es suelto, vigoroso, enérgico y la narrativa clara y espectacular, algo muy dificil de combinar. Biukovic nos guia con precisión por el mundo descrito por Macan y consigue que no nos perdamos, que nos fijemos en cada gesto, en cada pequeño detalle para que apreciemos mejor la grandeza de la historia. Biukovic demuestra aquí que fue un maestro del comic que murió de forma prematura en 1999 a los 30 años de edad. Otras obras conocidas de este excepcional narrador son la primera miniserie de Blanco Humano, escrita por Peter Milligan, y varios episodios de Star Wars junto a Darco Macan.


Hay en esta obra secuencias memorables como la ya apuntada anteriormente de la caza del monstruo y otras como la batalla entre el ejercito del Gran Khan y los Agram o como la que describe el final de Borna que recuerda poderosamente a la película Espartaco de Stanley Kubrick. Guerra de clanes se revela como un apasionante comic de género, como una profunda crónica de la guerra de los Blacanes y como una acertada reflexión sobre los perversos mecanismos del poder.





Pese a lo exiguo de su bibliografía común, Macan y Buikovic fue una de las grandes parejas artísticas del comic de los 90. La prematura muerte del dibujante nos privó de poder disfrutar de más ejemplos de su arte. Nos queda sin embargo Grendel tales: Guerra de clanes una auténtica obra de culto que convendría reeditar para que la pudiesen disfrutar los que no la conozcan.