UN SITIO PARA AMANTES DE LOS COMICS.

domingo, 24 de febrero de 2013

Antología del comic breve (4) Sangre de dioses.


Miguelanxo Prado - entonces firmaba Miguel Ángel Prado - debutó de manera espectacular con una serie titulada Fragmentos de la Enciclopedia Délfica. Constaba de 12 episodios inconexos que abarcaban diversas épocas futuras que unidas compusieron un fresco de enorme profundidad y riqueza tanto temática como artística. La idea inicial no era original en el género de la ciencia ficción pero su traslación al comic fue extremadamente acertada - pese a lo ambicioso de la premisa - por un primerizo Prado que, como el mismo afirma, se enfrentó al reto de manera inconsciente. Sangre de dioses es un ejemplo primoroso de la serie. A través de una anécdota mínima pero tremendamente hermosa el autor ilustra una época de una hipotética historia futura. Son 5 páginas de una fuerza y belleza de autor veterano y en pleno uso de sus facultades artísticas.






Esta breve historia se publicó, como toda la serie, en la revista 1984 en su número 58. Toutain publicó un álbum con las 12 historias bajo el título Fragmentos de la Enciclopedia Délfica en 1985 y posteriormente Norma Comics las volvería a editar en 1993.


Salut!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

la repasaré...de todas maneras la sombra de corben es alargada!!
salvador

tristan dijo...

Salvador,

si ves las primeras historias hay un poco de Moebius, también. No son malas compañías.
Y en cambio a mi Frank Quitely me ha parecido siempre el hermano menor de Prado, menor de edad se entiende.

Saludos.

EmilioA Gil dijo...

Coincidimos en gustos, cosa que no te sorprenderá a estas alturas. Esta serie me pareció magnífica. Los fragmentos siempre me recordaron a la Fundación. Así que, Corben, Moebius y Asimov. ¿Alguien da mas?

tristan dijo...

Emilio,

realmente como dices es una serie magnífica con dos o tres capítulos sublimes. Me alegro que coincidamos otra vez.

Saludos.

Anónimo dijo...

...inolvidable, visionario, inteligente, profundo...un puto genio... y los fragmentos una de sus más grandes genialidades...